Perspectiva para el año 2015 en materia de Gobernanza de Internet

2015 acaba de empezar, pero el calendario de eventos relacionados con la gobernanza de Internet ya está completamente lleno hasta el final del año. La lista de los temas en discusión se hace más largo y la gente, cada vez más, espera resultados concretos de las numerosas reuniones.
El siguiente paso hacia adelante en la larga marcha a través del ecosistema de la Gobernanza de Internet depende, en gran medida, de los resultados de dos procesos diferentes, pero relacionadas entre sí que hará sombra de discusión en Internet en 2015:
-En el microcosmos de Internet – la gestión de los nombres y números – la cuestión clave será cómo las llamadas funciones de IANA se transfieren a un mecanismo de múltiples partes interesadas responsables sin comprometer la seguridad y estabilidad de Internet.
-En el macrocosmos de Internet – la gestión de las políticas públicas relacionadas con Internet – la cuestión clave será cómo se ha venido mejorando más el enfoque de gobernanza de múltiples partes interesadas para encontrar soluciones prácticas para el creciente número de problemas políticos, económicos, sociales, culturales y legales de Internet, entre otras cosas, renovando el mandato del Foro de Gobernanza de Internet (IGF).

-Transición de las funciones de la IANA-
En marzo de 2014, el gobierno de Estados Unidos anunció que consideraba la posibilidad de cesar el contrato de IANA-NTIA. La discusión global alcanzaría su punto máximo en los próximos meses. En septiembre de 2015, el contrato expira. Desde que el anuncio se hizo hace nueve meses, ha surgido un proceso estructurado en numerosas comunidades, expertos y grupos de trabajo de varios niveles están desarrollando ideas sobre cómo proceder. Un Grupo de Coordinación de Transición de funciones de IANA (ICG) – 30 expertos que representan a todas las partes interesadas, incluidos los gobiernos – ahora espera propuestas más específicas de tres subgrupos, que tratan temas concretos muy relacionados de protocolos, números y nombres.
La discusión pública de base amplia hasta la fecha ha producido una serie de opciones para posibles soluciones. El plan es que el ICG reunirá las diversas ideas en un plan razonable y viable que se correspondería con los criterios del gobierno de Estados Unidos y lo enviará luego – a través de la Junta directiva de ICANN – a la NTIA. Las reuniones de ICANN en Singapur (febrero de 2015) y Buenos Aires (junio de 2015) son grandes oportunidades para discutir sobre los pros y los contras de las propuestas en foros abiertos que finalmente permitan decidir al gobierno de Estados Unidos si va a avanzar hacia una transición o si renovará el contrato existente.

Por un lado, las funciones de IANA no son la gran cosa. El papel que el gobierno de Estados Unidos ha tenido ha sido puramente clerical. Se podría comparar la transición prevista con la eliminación de las ruedas de entrenamiento de una bicicleta de niños. Alguien tiene que chequear doblemente si todas las comunicaciones entre las partes involucradas han seguido las normas acordadas y autorizar la publicación de los archivos de zona TLD en el sistema de servidores raíz. Por otra parte, esta función está colmada de simbolismo político. Durante años, fue el tema de la especulación, los mitos y la desconfianza política. En la medida en que no es una sorpresa que el plan de NTIA, que tiene como objetivo una transición que ya se anunció en 1998, tiene escépticos y opositores en ambos lados del espectro.
Para algunos grupos – incluyendo miembros conservadores del Congreso de Estados Unidos – el plan es una “mala idea”. Ellos quieren mantener el “status quo”. A sus ojos, existe el riesgo de que la transición abrirá la puerta a una “captura” de Internet por los “chicos malos” (los gobiernos no democráticos). Por otro lado, hay grupos que quieren aprovechar esta oportunidad para un gran salto para resolver todos los problemas relacionados con la gestión de los recursos críticos de Internet de una vez, mucho más allá de las funciones estrechas descritas en el contrato de IANA existente. El riesgo es que un plan demasiado ambicioso que resuelva un problema tiene el potencial de crear dos nuevos.
No es una tarea fácil para la CIG para encontrar el equilibrio adecuado. Se necesitan garantías fuertes contra la captura y los efectos secundarios no deseados deben ser evitados. Esto proporcionará duro trabajo por delante para que la comunidad de Gobernanza de Internet de múltiples partes interesadas.
Por otra parte, un fracaso de la transición IANA en septiembre de 2015 no sería un desastre para Internet. Sólo sería una oportunidad perdida. Sin embargo, el aplazamiento de la transición enviaría señales erróneas sobre el potencial del proceso de múltiples partes interesadas y podría tener otro efecto secundario no deseado en empujar el debate más amplio sobre el macrocosmos de Gobernanza de Internet hacia una dirección donde viejas propuestas de ” Consejos Intergubernamentales de Internet” podrían ser reciclados.

Renovación del mandato de IGF

Si no hay una transición de la IANA en septiembre de 2015, algunos gobiernos podrían usar la conferencia intergubernamental de alto nivel CMSI 10+, prevista para diciembre de 2015 en Nueva York, para argumentar que el enfoque de múltiples partes interesadas no funciona y argumentar en favor de la necesidad de volver al modelo Multilateral de Gobiernos.
CMSI 10+ revisará la Agenda de Túnez desde 2005. Hace diez años, el contrato de IANA fue objeto de un debate muy polémico. Muchos gobiernos no aceptaban El rol de custodio del gobierno de Estados Unidos. Haciendo referencia al principio de la igualdad soberana de los Estados – un principio en virtud del derecho internacional consagrados en la Carta de la ONU – fue que argumentaron que todos los gobiernos deberían tener los mismos derechos. El texto de compromiso de la Agenda de Túnez se puede encontrar en el párrafo 68: “Reconocemos que todos los gobiernos deberían tener un igual cometido y responsabilidad para la gobernanza de Internet y garantizar la estabilidad, seguridad y continuidad de Internet”.
Desde Túnez, el tema ha sido discutido en varias sesiones de IGF y en el Grupo de Trabajo UNCSTD sobre cooperación reforzada (WGEC) sin ningún tipo de consenso. Un grupo propuso sustituir la única supervisión del gobierno de Estados Unidos por un organismo intergubernamental en el que todos los gobiernos tuvieran los mismos derechos. El otro grupo argumenta que una mejor solución es tener un mecanismo de DNS gestionado por la propia comunidad de Internet. En otras palabras, si falla la transición de la IANA, la CMSI 10+ se convertiría en un campo de batalla entre los gobiernos sobre cómo reorganizar la Internet bajo la supervisión gubernamental.
Todavía hay otro problema. Los esfuerzos para renovar el mandato del Foro de Gobernanza de Internet (IGF) durante la reciente 69ª Asamblea General de las Naciones Unidas fracasaron. La decisión se aplazó hasta la 70ª Asamblea General, que ahora será en paralelo con la fase de negociación intergubernamental final para la CMSI 10+. El riesgo de que la renovación del mandato del Foro se convierta en una negociación política en la que algunos gobiernos buscan un precio por su acuerdo para dar el IGF otros cinco o diez años es alto. No hay que olvidar que la ONU en Nueva York es un órgano puramente intergubernamental donde se realizan todo tipo de juegos de poder político. La cultura política de la ONU en Nueva York está muy manejada por el “ojo por ojo” del siglo 20 que la cultura política en la ONU en Ginebra, donde el enfoque multistakeholder tiene una gran cantidad de seguidores.
Nota original por Wolfgang Kleinwächter: http://www.circleid.com/posts/20150103_internet_governance_outlook_2015_2_processes_many_venues_4_baskets/ traducida por LACTLD